El pasado 20 de septiembre el Circuito de Nürburgring Nordschleife (Eifel, Alemania), el autódromo con mayor longitud el mundo, acogía sobre su asfalto un nuevo tiempo récord: 6 minutos y 47 segundos. El autor de esta formidable marca es nada más y nada menos que el nuevo deportivo homologado para carretera Porsche, el Porsche 911 GT2 RS.

El Circuito de Nürburgring, el Infierno Verde (Grüne Hölle), tiene un trazado de más de 20 kilómetros, con 40 curvas a la izquierda, 50 curvas a la derecha y una diferencia de altura de 300 metros a lo largo del trazado. Tiene fama de ser uno de los circuitos más difíciles del mundo y es un auténtico reto recorrerlo.

 

El tiempo del Porsche 911 GT2 RS supone un nuevo récord entre los deportivos homologados para carretera. La empresa alemana puede estar orgullosa de haber sobrepasado el anterior récord, que era ostentado por el Lamborghini Huracán Performante con 6 minutos y 52 segundos. También ha conseguido dejar atrás al Porsche 918 Spyder 2013, con 6 minutos 57 segundos.

La propia compañía está sorprendida por este tiempo (esperaban simplemente que fuese capaz de hacer un tiempo por vuelta inferior a los 7 minutos y 5 segundos). El récord fue marcado por el alemán Lars Kern, piloto probador de Porsche y competidor del Campeonato VLN de Resistencia (éste se celebra en el mismo circuito, por lo que lo conoce a la perfección a pesar de su dificultad). En un primer intento, los pilotos Lars Kern (Alemania) y Nick Tandy (UK) marcaron 6:52, haciendo después cinco vueltas consecutivas por debajo de los 6 minutos y 50 segundos… hasta que por fin llegó el tiempo definitivo.

El hecho de que este tiempazo se haya conseguido con dos vehículos y dos pilotos diferentes remarca sin duda la capacidad del GT2 RS de reproducir el récord una y otra vez.

¿Cómo conseguir una velocidad tan sorprendente?

La marca ha sido posible gracias a la tracción trasera y a un motor de 3.8 litros bóxer biturbo, que desarrolla una potencia de 700 CV y un par motor máximo 750 Nm. El Porsche 911 GT2 RS es capaz de alcanzar los 340 km/h y consigue el 0 a 100 km/h en 2,8 segundos gracias a los 1.470 kilogramos de su peso.

Por supuesto, su aerodinámica avanzada, su eje trasero direccional y los neumáticos MICHELIN Pilot Sport Cup 2 también ponen su granito de arena a la hora de alcanzar este récord.

Los neumáticos MICHELIN Pilot Sport Cup 2

Están especialmente diseñados y formulados para satisfacer las necesidades de vehículos de altas prestaciones: compactos-deportivos como el Renault Mégane RS, deportivos como el BMW M4 o superdeportivos como el Mercedes SLS AMG Blackseries. 

Están pensados para un uso de tipo deportivo (track-day), aunque también están autorizados para circular por carretera. De esto modo, los propietarios de coches deportivos pueden sacarle el máximo partido a su coche dentro del circuito sin tener que contar con otro juego de neumáticos para circular legalmente por carretera. 

MICHELIN siempre dota a sus neumáticos de la más alta tecnología, para garantizar la conducción más segura y confortable.

Los MICHELIN Pilot Sport Cup 2 cuentan con la tecnología Track Longevity 2.0®. El hombro exterior está reforzado por un compuesto especial muy resistente a la abrasión, que hace que el desgaste se produzca de forma más lenta. Su estructura está creada para aportar una gran resistencia y una larga duración, incluso bajo conducción intensa.

La tecnología Bi-Compound hace que el neumático tenga dos gomas distintas entre las partes exteriores e interiores de la banda de rodadura. En la zona exterior se encuentra un elastómero de "alta densidad molecular" que tiene una dureza apta para soportar los fuertes esfuerzos laterales, garantizando una adherencia excepcional en seco en curvas cerradas. En el interior se encuentra un elastómero más rígido que se encarga de asegurar el guiado y la precisión en la conducción sobre suelo mojado.

Si comparamos estas cubiertas con la generación Cup anterior, nos encontramos con que tienen un 20% más de profundidad del dibujo, lo que mejora la adherencia sobre suelos mojados. La seguridad se ve reforzada y se reducen las posibilidades de sufrir aquaplaning.